Con haber seguido el tema durante años, no recuerdo profesión de fe más liberal que la de un ateo confeso, el profesor Higgs, padre de la llamada “partícula de Dios” o bosón que lleva su apellido. Por lo general, mi experiencia me dice que apenas existen creyentes o ateos “liberales” o, más sencillamente, respetuosos con la creencia ajena, puesto que muchos entre los primeros tienden a una rigidez de estirpe inquisitorial y a los segundos parece que les fuera la misma vida en divulgar su proselitismo y despreciar, de paso, a los creyentes. Higgs es un ateo que acaba de proclamar a los cuatro vientos que él no cree en nada trascendente pero que “se puede ser científico y religioso a un tiempo” con la sola condición de no ser fanático, sabia conclusión que coincide con la antigua hipótesis de que ambas creencias no son tangentes ni secantes, sino trazados puramente paralelos que sólo en la enigmática asíntota podrían tener acaso su punto de convergencia. ¿No es mucho más humanista esta concepción que el trágala del ateo o del creyente rígidos que empieza por descalificar al otro? Pues claro que lo es. El toque está en que no debe de ser fácil toparse por la vida con un Peter Higgs mientras que el maniqueísmo de ambos signos es moneda corriente, acaso porque el científico de altura, como el pensador de hondo calado, funcionan sobre una lógica no permisiva, ni siquiera agnóstica, sino elementalmente libre. Pascal no hubiera debido hacer tantos equilibrios jansenistas ni Unamuno por qué sufrir durante toda su existencia un drama tan desgarrador. Higgs acaba de señalarles –un poco tarde para ellos, pero no para los demás—el camino de la lógica más humana. No esperaba uno que la fórmula liberadora viniera de un científico de bandera sino, acaso, de un razonante discreto. Pero sí que si alguna vez llegaba esa “solución” habría de venir de un “esprit libre” y no de un “esprit fort”.

Es posible que el seísmo secularizador acabe rompiendo en unas paces noológicas del estilo de la que propone Higgs, rebajada definitivamente la premisa absurda de que el conocimiento científico –tan falible, tan revisable, por cierto—sea superior
al conocimiento por la fe. Lo real es un misterio – “tremendum”, “fascinans, qué más da—y susceptible de enfoques distintos y no excluyentes. Hay esquirlas de luz bajo los pies de La Mettrie o de Merleau-Ponty. Y es que el hombre un animal mítico (Cassirer) y de esa condición no se libra ni el más pintado.

5 Comentarios

  1. Es un gran ejemplo elm de ese sabio y muy de agradecer que usted lo comente de la manera lim`pia y brillanted que lo hace. Le leemos a diario, aunque no participamos mucho aquí por falta de tiempo y circunstancias familiares. Enhorabuena y feliz año.

  2. El fanatismo es enemigo común de creyentes y adversarios, a veces también de creyentes y creyentes… Respetando la Libertad del espíritu y de la mente, nadie puede probar y negar la Trascendencia, porque la fe se nos da, no la sacanos nosotros de un vademécum. Echo de menos en mi propio entorno este enfoque y esta opinión, pero fanáticos los ha habido y los hay en todas las religiones. GRacias, otra vez, por su libertad a la hora de opinar.

  3. Esta actutud mne hace respetar a Higgs, mi ídolo, más si cabe, aunque yo no crea en nada “trascendente” ni practique religión alguna. Lo ennoblece esa idea estupenda –¡y tan sencilla!– de ver en el fanatismo el factor que hace posible el enfrentamiento ndialéctico entre fe y razón. Santo Tomás hubiera cortado mucho camino por esta “vía”.

  4. Siempre tuve por ociosa la discusión religiosa. Voltaire, con su teísmo plegable, me sedujo siempre más que esos inquisidores de ambos bandos.
    El caso de Peter Higgs lo único que hace es demostrar que cuando una cabeza está ordenada (no olvidemos que el es ateo) rechaza toda discusión paralela.

  5. Para mi es algo tan evidente que lo que me sorprende es que se pueda pensar lo contrario. Todos conocemos a creyentes, infieles, agnósticos, o ateos buenas personas o a otros egoistas, odiosos y sectarios. la vida misma te lo enseña.
    Besos a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.