El Gobierno recién llegado a la Junta no disimula su perplejidad ante las absurdas disfunciones que se está encontrando. Por ejemplo, en el dato clamoroso de que doña Susana dejó sin gastar ¡6.000 millones! de euros, al parecer por pura inepcia o desidia (¿o ambas cosas?) de un artefacto administrativo náufrago en su autocomplacencia. ¡Mientras derrochaban a manos llenas, no eran capaces ni de gastar el dinero que llovía desde Europa para mitigar nuestro retraso secular! Ya sólo falta que los nuevos gestores demuestren su competencia, porque la simple denuncia del error o la falta ajena no bastará para corregir tanto disparate. Si se confirma este primer diagnóstico  que el morenismo hace de la herencia recibida del “régimen”, la verdad es que la nueva Junta no tendrá excusas si no le da la vuelta a esta calamidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.