Un funcionario ruso de la región de Volgoda, situada a cuatrocientos kilómetros al norte de Moscú, ha denunciado públicamente que, a fines del mes de agosto pasado, el Rey de España habría dado muerte a un oso, “de un solo disparo”, en el curso de una cacería. Un pacífico oso amaestrado, para más inri, que vivía su oficio titiritero en una aldea rodeada de abedules y que fue emborrachado arteramente para la ocasión por unos sicarios que le proporcionaron un potente cóctel de vodka y miel. Ni que decir tiene que la Casa Real se ha apresurado a desmentir el incidente, digámoslo con suavidad, y que las propias autoridades rusas, a pesar de mantener abierta una comisión investigadora cuyos resultados se conocerán probablemente enseguida, también han negado cualquier responsabilidad del monarca. Pero se sabe que el pobre plantígrado, que se llamaba “Mitrofán”, era un “oso bondadoso y alegre” que divertía a los aldeanos con sus festivos equilibrios, a pesar de que fue conducido al lugar del suplicio encerrado en una jaula como los bandidos antiguos cuando eran atrapados por los romanos. Ignoro qué hay de verdad y de mentira en la conseja, pero me interesa de ella la vitalidad de las leyendas, el hecho de que, tantos siglos después, la imaginación siga enredada en tramas imaginarias o auténticas de reyes y osos, como aquella que tan malamente terminó para Favila, aunque en este momento se discuta la posibilidad de que aquel magnicidio no fuera obra de la bestia acosada sino acción maquiavélica de la nobleza goda, e incluso un rito de paso en el que el animal del rey pudo menos que el rey de los bosques. Dios y el pobre Favila me perdonen, tratándose como dice la leyenda de un elegido de la Virgen, pero no se me ocurre nada más justo que decir que en el pecado llevó la penitencia.
                                                                 xxxxx
Hay gustos para todos, eso no se discute, incluyendo, porque está a la vista, el deleite de descerrajarle un tiro a bocajarro a un oso para alfombrar con su piel curtida el pie de la chimenea. De hecho también hay opiniones enfrentadas frente a la caza del oso, entre unos campurrianos que se quejan de sus rapiñas y agresiones, por una parte, y quienes se desviven por garantizarle a esa amenazada especie un hábitat seguro y hasta una dieta saludable. Sobre lo que no me parece que pueda haber hoy grandes discrepancias en un país civilizado es sobre el hecho de que el jefe del Estado acapare la actualidad cinegética por fusilar a un animal briago como un cosaco y sin defensa posible, mientras en el ordenamiento jurídico vigente en su reino se castiga a los maltratadores de animales hasta con penas de prisión, que era algo que no ocurría en tiempos de Favila. Uno iba, en todo caso, por el lado teórico, concretamente, por el hecho singular de la persistencia de los temas míticos y su parentela legendaria, en el caso presente el del combate singular entre el Rey y el Oso que ha de acabar trágica pero eficientemente bien con la muerte de uno o con la desgracia del otro. Hombre, y a uno, eso sí, le parece más grave que el Rey consienta (¿o propicie?) la demora constitucional de los derechos hereditarios entre la hembra y el varón, que el disparate, todo lo brutal que se quiera, que supone reventar a un oso a quemarropa con un cartucho de bala, pero eso no quiere decir que no le vea el lado impresentable a la imagen –cuya fidelidad ya se verá—de un Rey parapetado encañonando con su repetidora a un animal borracho. El pobre Favila no llevaba más que su puñal cuando se echaba a los montes allá por Cangas de Onís en busca del legendario enemigo cuya muerte le permitiría ingresar en el círculo viril de la tribu. Lo que no es el caso del Rey, vamos, por más vueltas que quieran darle los cortesanos y esa burocracia rusa capaz de abrir una investigación para dilucidar qué ocurrió con el oso del Rey antes que para poner en claro las circunstancias que acabaron con la vida de una periodista crítica con el régimen.

36 Comentarios

  1. Divertido, hoy coincide el jefe (en tema) com Gistau. ¿Se dará cuenta PJ de quién es quién?
    Aparte del “agravio” (que para mí lo es) decirle que lo escuché esta mañana darle el repaso al catalanista en la tertulia de Herrera. Menos mal que hay quien sabe de qué habla.
    En cuanto al tema, recuerde que ya hubo osos real en Rumanía.
    Me encanta que haya republicanos instruidos y no solamente sentimentales.

  2. Me encanta el respetuoso sarcasmo con que gm trata a su majestad, y me encanta la comedia nacional de un rey berlanguiano que va a Rumanía a cazar osos lo mismo que Rusia, o que se queda en su safari –el jefe escribió un memorable art. cuando aquello ocurrió– a pesar de un accidente causara la muerte de un montón de soldadosd el ejército del que él es Jefe. Me encanta y también me ha encantadi (ya se ha dicho aquí) la precisión con que ha rebatido al insidioso catalanista de su tertulia herreriana la tesis del “regionalismo” andaluz. ¿Por

  3. Me encanta el respetuoso sarcasmo con que gm trata a su majestad, y me encanta la comedia nacional de un rey berlanguiano que va a Rumanía a cazar osos lo mismo que Rusia, o que se queda en su safari –el jefe escribió un memorable art. cuando aquello ocurrió– a pesar de un accidente causara la muerte de un montón de soldadosd el ejército del que él es Jefe. Me encanta y también me ha encantadi (ya se ha dicho aquí) la precisión con que ha rebatido al insidioso catalanista de su tertulia herreriana la tesis del “regionalismo” andaluz. ¿Por

  4. Perdón.
    ¿Por qué Chaves –decía– no lo conrata a usted para mantener en publiuco una imagen culta de esta región que, a juzgar por sus bustos parlantes, parece una majada de cabreros, eso que tanto le gusta a gm?

  5. Ánimo, don josian, que esta tropa no llega al próximo decenio. Ahora saldrá don Griyo diciendo eso de que es juancarlista por lo del 23-F, y quién no lo fue aquella noche, pero la verdad es que el señor del yate regalado, los osos fusilados y el señoritismo de club náutico se está buscando a pulso –con el concurso entusiasta de ZP y ERC– otra despedida en la Estación del Norte, ya me entienden.

  6. En Francia hace eso un Presidente y se organiza una buena. En cualquier país civilizado, supongo. En España se permite todo porque, como siempre sugiere ja, el sustrato mítico tiene enorme fuerza. Qué le vamos a hacer. Después de todo “Vive la République!” no equivale a nuestro “¡Viva la República!”.

  7. La afición a las armas trae en ocasiones consecuencias muy trágicas, como aquella que ocurrió un Jueves Santo 29 de Abril de 1956.

  8. Eso es una maldad, que repite con frecuendia también la simpática doña Epi, y que no parece humano remachar una y otra vez, puesto que todo indica que se trató de un accidente. Prefiero la ironía de jagm, su sentido del humor y al mismo tiempo su no ternura manifiesta compatible con la dureza crítica.

  9. A que se pelean entre usdes hoy? Me estoy divirtiendo mucho. Los viejos también tienen contradicciones, no solo los que bebemos litronas, juas, juas, juas.

  10. Vádalo, eres tonto hasta dejarlo de sobra. ¿Tú sabe qué edad tengo yo, capullo? A ver si va a resultar que el mérito está en la borrachera, el esnife, el porretazo o la pastilla entre pecho y espalda. ¿Qué nota media tienes, encanto? Es por curiosidad.

  11. 12:25 horas.
    Haya paz. La crítica de ja es discreta e ingeniosa, los insultos sobran. El tema es interesante, tanto como ridícula la acción parlamentaria de ERC. No tengo nada contra la caza como actividad humana, que al fin y al cabo todos descendemos de cazadores. La caza ha quitado mucha hambre en esta nación y la sigue quitando. Otra cosa es que la autoridad no la sepa gestionar. Y en cuanto a criar osos a precio de oro para luego matarlos borrachos o sobrios, no sé qué decir. O mejor dicho, no quiero decir nada.

  12. 12:40
    D. Rogelio me lo ha quitado de la boca. Cuando dije mientras viva dije mientras viva y aquí siguen sin gobernar Tejero ni sus amigos.

    “Dios y el pobre Favila me perdonen,”
    No me llore por el pobre Favila, don ja, que aunque hubiera tenido más suerte ya se habría muerto.

    Todos sabemos que el rey es un cazador con más posibles que los otros cientos de miles de aficionados españoles.

    Yo no puedo afirmar ni negar la noticia, pero si es cierta, el rey tuvo que ser engañado por los organizadores de la “cacería” quizás con el propósito de compararlo después con Tartarín de Tarascón.

  13. 12:55
    No me tomo a broma lo que no tiene pase. Un rey en ese brete o es un ingenuo que se deja manejar (y de eso él sabe un rato) o es un vivalavirgen al que le da lo mismo todo, incluso un incidente tan desagradable e inhumao como el referido del oso borracho. Por cierto don ja, lo de “briago” me encanta aunque no sé qué significa. ¿He podido leerlo en Valle Inclán? Viniendo de usted…

  14. No tiene un republicano más remedio que alegrarse de estas cosas, para que se vea en qué manos estamos, y de qué modo hacemos el ridículo enfrascándonos en discusiones sobre herederos, morganáticas y cosas por el estilo, mientras ellos matan osos borrachos o se dejan regalr yates por los amiguetes capitalistas. Ha hecho muy bien en sacar el tema y de paso le digo que le ha mojado la oreja a David Gistau, que van uste4des en las páginas equivocadas, para mí al menos.

  15. No se olvide a los dirigentes republicanos, en especial a los de la izquierda y sobre todo a los comunistas a la hora de hablar de cacerías, que no sólo a Franco le ponían los ciervos en el coto de Riofrío como a Fernando VII. En Andalucía mismo seguro que gm recuerda escándalo de los socialistas (?) de la Junta cazando en plan compadres ricos nuevos en los cotos públicos, y cero que una de esas ocasiones le costó el puesto o casi al mandamás de la cosa de la caza. Díganme si me equivoco o ténganlo en cuenta.

  16. Jopé. Córcholis. Cáspita. Diantres. Pues que son las 13:30 y hay 16 comments. Casi ná. Sus y a ellos.

    Vamos a ver: mi don ATP -importantísimo en bioquímica el AdenosinTriPhosfato- hace diana. Los hijos de los alcaldes franquistas son hoy alcaldes o mandas con el capullo en el puño. Y sí, allá por Despeñaperros, ese Jaén que no parece andaluz, andaban los mocitos escopeteros como nuevos dueños de la finca abatiendo venaos. Partida de venaos ellos! O en las otras muchas sierras andaluzas. Tó p’al pueblo, que decía el virrey antes de los cafelitos.

    Doña Marta -smuac, mi doña- me recuerda hasta cuando llego tarde. Pues sí, don Juanito el Fratricida es chico de gatillo rápido. (En otras lides habría que preguntárselo a quienes compartieron -¿comparten?- lecho con el prenda, que dicen las leyendas urbanas que no han sido pocas. La Griega duerme en cama y habitación separadas ni se sabe la tira de años). Igual se ventila un plantígrado que se deja comer la boca por los riquetes de Mallorca y alrededores.

    No voy a repetir mis dichos sobre la monarquía, esa cosa. Lo cierto es que en el 77 -buena peña- más de un añito antes de la Consti, esa antigualla necesitada de un repaso de chapa y pintura, pero ya, se apresuró a nombrar principito de Asturias al prenda-dos. Machista no era. Era la época. “Un machote, mi general”, dicen que dijo. Y al ferrolano se le alegraron las pajarillas. Añadamos la tradición, el morganato y esos fósiles y ya estamos ¡gozando! de una jefatura del estado que se hereda como un buen rifle. Nos ha merengao.

    Ah, mi bienamado don Prof. Briago es un apócope, corríjanme mi don Gramático o mi don Ortógrafo si yerro, de embriagado o variante de ebrio. No confundir con virago, que es lo que muchos de ustedes saben. (al diccionario, vandalillo, si es que te sabes el alfabeto, que en el wikipedia no creo que venga)

  17. La caza mis queridos amigos, era en los años cuarenta y principios de los cincuenta, una habilidad que se tenía en las zonas campesinas cuya finalidad era mitigar el hambre.

    Hoy es un deporte para ociosos de clase media, en la mayoría de las cuales, la cacería solo la practica el “macho”.

  18. Con gusto, doña Epi, apoyo su definición. Y sí, querido colega Prof, claro que lom ha podido ver en Vallle-Inclán, dilecto del jefe (por cierto, ¿por qué no rteedita su viejo tetxo sobre el maestro gallego, don ja?), puesto que lo dice –cito de memoria– ¿un guardia en “Luces de Bohemia”? Zamora Vicente creo que decía en su edición que ignoraba el significado, cosa rara teniendo en cuenta que él era el secretario de la RAE. ¡Things of Spain!

  19. Intolerable la insidia de quien firma como Epirrepub, cobarde e intolerable, chismorreo disparatado y sin el menor fundamento, en especial los soeces comentarios sobre el machismo del S.M. el Rey. Estas no son maneras, señor Gómez Marín, y usted es responsable de que se utilice su ´ventana para exhibir estas inmundicias.

  20. 18:35
    Tampoco yo puedo aceptar el comentario desgraciaod que hoy bhace nuestra amiga Epi, temerario donde los haya y, por supuesto, gravemente injurioso tras el pseudónimo. El toque fino de gm debería bastarla a algunos para no confundir la libertad del ingenio con la osadía que permite la impunidad.

  21. 18:46
    La caza, mis queridos amigos, es un instinto básico que muchos tenemos superado y que la economía del bienestar ha sabido convertir en un deporte cada vez más de lujo (más caro).

    El instinto de la caza, radicado en el cromosoma Y, se consuma devorando lo cazado y compartiéndolo si hay suficiente. Cazar lo que no se piensa comer es la aberración de un noble instinto sea quien sea el cazador.

    Las señoras no son proclives a la caza porque adolecen del cromosoma Y o porque disfrutan de un doble cromosoma X.

  22. Esa afirmación sobre la relación taxativa caza/cromosoma Y han de tomarla con máxima cautela. No deben creer demasiado en Audrey y otros escirtores más o menos divulgativos, aparte de que la experiencia demuestra que esa afición en masculina en tanto deja de serlo. La caza está relacionada con el varón por lo mismo que toda acción cultural que exija dinamismo, fuerza, violencia. Pero hay muchas mujeres cazadoras. Lo del cromom. Y, ya les digo, dudoso.

  23. Yo soy cazadora y no tengo cromosoma Y: fue mi padre quien me enseñó a cazar y me pasó su afición. Como todo en la vida, aprendizaje, socialización. Parece que don J. Moreno cree que la caza es cosa del señoritismo de su mocedad siendo una actividad primitiva (el anfitrión habría de decir “fundante”, seguro) de la especie. Además, lo de los señoritos es tan cierto como ldemuestran as leyes feroces de la Edad Media contra los furtivos, pero sin olvidar que los campesinos pobres vivieron durante siglos gracias al mendurgo y al puñado de proteinas cárnicas que les aportaba la liebre del cepo o el ciervo sorprendido de noche.

  24. Me quedo con la lógica del autor del blog: si el C. Penal castiga a los que dañan a los animales, no es posible que el jefe del Estado lo haga.
    Hoy he escuchado a algún memo de la política preguntar si el Rey tendría permiso de armas, como si el Rey no estuviera al margen y pro encima de la Ley. Hay cosas que no hay más remedio que asumir y esta –tan absurda e injusta– es una de ellas.

  25. Pues a mí me parece que la tal doña Epi no descubre ningún mediterráneo. Ha escrito algo que no es nuevo para mucha, muuucha gente. Que sea verdad o no ya es otra cosa. Sí que parece irreverente pero porque no es lo mismo una charla en el bar que ponerlo por escrito. Pero no de asustarse.

  26. Porque no se trata de usted o de su señor padre, que si no ya veríamos que pensaba, ilustre Malamilk. Hay pseudónimos luminosos.

  27. La monarquía ha sido intocable durante muuucho tiempo, como diría el de la milk de ahí arribita. El mérito del 23F no lo voy a discutir ni un minuto. Pero el hombre se portó como se debió portar. Punto. Cualquier otra cosa hubiera sido una felonía y hasta hoy nunca le dije felón, ni se lo voy a decir. Su abuelito sí que lo fue. Y su bisabuelo tan putañero como el que más. Que alguien me lo niegue. Al prenda de su abuelito la Vic Eugenia lo mandó al carallo vintanove que dicen los gallegos. Por algo sería. La historia de los caramelitos de malva está más que documentada. Y el neoBorbón se encarga de demostrar que no es precisamente ingenio de lo que rebosa el árbol genético.

    De este hombre que encarna la máxima representación del estado se puede decir, lagente que lo sabe lo ha dicho, que su moral -al menos la de su entrepierna, la de su fidelidad conyugal- no es precisamente ejemplar. Muchos otros aspectos de su vida tampoco lo son. La historia del Manco y los millones está escrita y su escritor no está en la cárcel. La opacidad de “las cuentas del rey” tampoco son un exceso de honestidad. Punto.

    Si me pasé en mi commnet anterior fue, digamos, más por “animus iocandi” que “iniuriandi”. Si alguien se ha sentido ofendido, presento mis excusas. Sorry. Excusse-moi. Lo siento. Pido perdón.

  28. No tiene por qué agacharse mucho, doña. Lo que usted escribió lo piensan mucha gente. Mas de las que muchos se creen.

  29. Vaya, me hizo gracia el artículo. No sabía lo del “pobre Favila” y me gusta la leyenda;las varias explicaciones le añaden más interés aún.

    Tengo la impresión que ignoro el sentido de muchas indirectas de hoy, pero lo del accidente cinegético es una realidad desgraciada , poco tranquilizadora.

    Con respeto a la caza , desde que vivo en el campo, y que tengo vecinos cazadores, creo comprender que puede ser una actividad deportiva, lúdica, entretenida, apasionante….sea cual sea la categoría social del cazador.Por el campo queda mucho cazador.

  30. Se sabe que ese cazador real tiene una fortuna entre las mayores del mundo y se sabe que cuando llegó venía tieso como la mojama. ¿De dónde ha salido la tela, en fin, porque desde luego no pudo salir de un sueldo por fastuoso que el sueldo sea? Pero temo que se ha desviado la atención de la broma de gm, que no era otra que ironizar sobre el hecho de que una perona mande un Estado cuyo derecho penal incumple.

  31. Se dice que en La Palma del Condado un vivo le mangó al Rey el reloj mientras estrechaba manos del público. Loor al vivo: quien roba a un…, nada, no digo nada, me lo he pensado mejor.

  32. Ya que hablamos hoy de Valle-Inclán, parafraseemos la afirmación del milite en “Los cuernos de don Friolera”: “En La Palma, como en el Cuerpoo de Carabineros, no hay ladrones”. Puede que el ladrón fuera un forastero, pero de todas maneras el pobre y difunto Mitrofán se alegraría si conociera la anécdota.

  33. Formidable esa anécdota terrible: un oso emborrachado con miel y wodka haciendo de diana de un rey. LO menos que podía hacer la Casa Real era no contestar, callarse por vergüenza, esperar a que escampe comó solía decir González cuando aún Rubalcaba sostenía que el GAL era un invento.

  34. Jefe, esto marcha, lástima que entrés al trapo en el ciberespacio, porque sería divertidísimo. Menos mal que todavía hay gente por ahí que lee, que comenta, que no vive de espaldas a la realidad, que no se conforma con la media vida del partidismo. No sabés lo que tenés en España comparado con mi país. Ustedes enterraron a Franco y nosotros seguimos a tiros con el cadáver de Perón a cuesta. ¿No es peor esto que tener un rey que mata osos borrachos? Jefe, recuerde que me dijo muchas veces que quien no se cinsuela es porque no quiere. Muaaaaá.

  35. 08:50
    Hay temas que siguen encendiendo pasiones, y éste del Rey es uno, como se vió en otro artículo de jagm titulado “el rey se divierte”. Lo que no creo necesario es el esnañamiento dialéctico mostrado hoy por algunos blogueros, pues se puede y se debe disentir sin necesidad de injuriar a los criticados. El tema –el del oso– es, eso desde luego, tremendo y ha hecho bien al anfitr. tratándolo con medida ironía.

Responder a Bárbara Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.