No es que hiciera falta esperar a los fastos del aniversario para comprobar el respaldo del PSOE al atraco tránsfuga de Gibraleón, pero parece como si el partido no quisiera dejar pasar la ocasión de reafirmar esa política que podrá suponer la miseria política, si se quiere, pero que, al fin y al cabo, le ha proporcionado, aunque sea tramposamente, a la organización el poder en un Ayuntamiento que se maneja ya como baza futura para reequilibrar el mapa electoral de la capital y en cuyo alfoz irá probablemente, en su día, el negociazo del aeropuerto. No hay por qué extrañarse de las declaraciones de Barrero porque él fue, en definitiva, quien hace un año diseñó el golpe tránsfuga, expulsión fingida de los golpistas incluida. Ahora, en todo caso, ya se sabe lo fundamental: el transfuguismo es bueno o malo según beneficie o perjudique al partido. El PSOE no es el único partido en practicar esa moral podrida, pero se ha erigido, ya sin remedio, en su primer paladín. 

1 Comentario

  1. Mañana lunes 27 pleno en Valverde del Camino. No olvide usted hacerse eco señor Marín, que parece que será un espectáculo sin parangón con “hinchas” del señor Cejudo mostrándole su apoyo ante las cámaras a primera hora… ¿Hasta dónde vamos a llegar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.