Vaya réplica que le han dado los empresarios a los sindicatos a propósito de su denuncia de las “condiciones indecentes” en que se lleva a cabo la contratación y el trabajo en el campo. Dicen los primeros que cómo se puede hacer una acusación semejante tras haber firmado un convenio por cuatro años, como es el caso, a lo que habría que añadir que si los sindicatos sabían que esas condiciones era realmente indignas, más indignante resulta su silencio hasta ahora. En el campo, en especial con la mano de obra inmigrante, se producen abusos que son secretos a voces, pero la patronal lleva razón cuando pide que no se generalice y cuando subraya la incoherencia sindical. De todas formas, en el esquema actual de la “concertación”, tampoco hay que alarmarse demasiado porque es obvio que esas diferencias se volatilizarán en cuanto el poder siente a su mesa a tirios junto a troyanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.