En un comentario tan ingenuo como majadero, Santiago Carrillo ha pontificado que el papa ha copiado a Marx en algunas cosas al escribir su flamante encíclica “Caritas y veritatis”: ya hay que haber leído poco a Marx, estar gagá o ambas cosas. Por su parte, los obispos españoles han hecho pública una reflexión en la que aclaran que el papa no ha querido ni por asomo condenar al capitalismo ni proscribir moralmente al mercado: ya hay que ser susceptibles, ingenuos o ambas cosas. Y en fin, dos alevines con mando en plaza en el PSOE han desempolvado el viejo lema anarquista “Ni Dios ni Amo” adaptándolo por las bravas a una actualidad ciertamente crítica que parece ser que ellos esperan superar a base de “ideología”: ya hace falta ignorar el sentido básico que en la filosofía política de izquierdas se da a ese concepto. Vean como va de recia la semana en que nos cae en las manos, cuarenta y dos años después, ese “remake” de la “Populorum Progressio” que es esta nueva encíclica de título tan paulino en la que, una vez más, se prueba que el límite político de la religión es muy apretado y que poco es lo que se puede hacer para intervenir desde ella en la vida pública sin invadir terrenos vedados por la propia lógica. Al margen de simpatías o rechazos, la lectura de “Caritas in veritatis” nos deja como siempre con la miel en los labios, con sus apelaciones a la ética, sus críticas medidas contra los abusos, su propuesta indeterminada de nuevas reglas para la vida económica, su apuesta por los derechos de los pobres, la sugerencia de una necesaria reforma sindical o sus recomendaciones tópicas sobre el buen uso de las finanzas. ¡Hay que ser demagogo o burdo para ver la sombra de Marx tras esta nueva exhortación al bien! Y hay que ser inocente para subrayar ese texto con tinta antimarxista. En más de un renglón me ha parecido que Ratzinger se movía con cautela bajo el nivel de Montini.

 

La religión oficial lleva demasiado tiempo debatiéndose entre el deseo y la realidad, más del imprescindible, desde luego, para haberse percatado ya definitivamente de que esa incursión en la realidad política es tan legítima como inútil. Lo comprobamos ahora una vez más, ante la evidencia de que a la religión no le queda otro recurso que la caridad, como a la utopía le corresponde la justicia y a la política, la administración, la mera gestión pragmática de las cosas. ¡Hablar de fraternidad, de solidaridades, de bien común, pedir un rostro humano para la globalización a sabiendas de que la globalización, en este sentido, no es más que un verdugo sin rostro! Ni los papas parecen capaces de comprender que su reino no es de este mundo ni los renacuajos del PSOE alcanzan siquiera a la suela del zapato ácrata. En cuanto a Carrillo, mejor no hablar. Si alguien sabe en este país de camelos y fracasos políticos es, sin duda posible, él mismo.

13 Comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo en lo fundamental. Me eximirán por hoy de mayores comentarios, dada la naturaleza del asunto. Pero me consta la buena fe de esta crítica y no me cuesta sentirme próximo a su autor.

  2. Un servidor, infinitamente más ignorante y parvo que los dos firmantes anteriores, no puede sino estar de acuerdo también con la nuez de ese artículo, mezcla de sabiduría, reflexión y conocimiento.

    En cuánto al Cárrigan, qué penita Diosmíodemialma, cómo este hombre ha bajado desde un sitio medianamente digno en la Historia, a reptar miserable a los pies de quienes obtiene poco más que escupitajos.

    (A mi don Reverendo padre Cura: Me confieso que soy un irreflexivo y un lenguaraz. Sólo haber pensado un momento que mis líneas de ayer podrían entristecerle lo más mínimo, hubiera sido más que bastante para no haberlas escrito. Humildemente solicito su perdón).

  3. Inútil empeño el de la doctrina de la Iglesia, que valdrá para los suyos, pero en la práctica social se quedará siempre en un amagar y no dar. Un papa está demasiado atado para decir ciertas cosas y más para “prohibirlas”. ¿Se imaginan la que se montaría si se le ocurriera alguna vez una propuesta realmente evangélica o acorde con la Iglesia primitiva tal como la conocemos?

  4. ¿Moral y políitca? Agua y aceite. No acaban dxe enterarse, y lo único que consguien es agitar el patio con unas cuantas discusiones en las que cada día la gente se inetersa menos. Que hablen de justicia obligatoria, que definan mandatos en vez de hablar de ética y pájaros celestiales. Entronces sería otra cosa.

  5. Lo menos agradable que pueden decir de usted es que es un peligroso y extremoso derechista por atreverse a criticar a ese icono de la progrez patria que es Santiago Carrillo. De lo demás tendríamos que ir demasiado despacio para no hacer análisis apresurados.
    Un saludo.

  6. Amigo gm, no le pida peras al olmo. ¡No pretenderá que la Pajín pierda su tiempo de oro estudiando a Shafft! “Ideología” quiere decir en boca de esos principiantes osados (teledirigidos por la “inteligentsia” zapaterista, ni que decir tiene, propuestas de división, propósitos más que objetivos y nunca “ideas”, capaces de movilizar a una masa incauta. Por ejemplo insistir en que ellos “representan” al pueblo mientras los rivales “son” la burguesía”, con todo cuanto ello implica. No les exija tanto, porque después de todo tienen sueldos a su corta edad que ya quisieran para sí Ropón o ese Cura de Pueblo, los catedráticos de este Casino o usted y yo mismo. Sobre lo de “ni Dios ni amo”, no les haga caso. Son bajitos y no alcanzan más arriba…

  7. Discutimos la columna, grupo de amigos. Aceptación y discrepancias. Hay quien ve en el comentairo de gm una carga bajo la línea de flotación de la SMI. ¿Seguro? Discusión no poco subida de tono. Por mi parte aporto mi opinión: he leído muchas veces a este hombre criticar duro las decisiones de la jerarquía eclesiástica, y también zumbarle al neoanticlericalismo. Apare de que no es un ignorante en la materia, como muchos… No hay acuerdo final. Así es la libertad de opinión.

  8. He leído la encíclica y estoy muy de acuerdo con el breve comentario de la columna. Me ha gustado especialmente eso de que a la religíon corresponde la caridad, a la utopía, la Justicia, y a la política, la gestión de las cosas. Ni el papa puede hacer gran cosa en el funcionamiento de la sociedad ni los presidentitos de gobierno en la moral de los pueblos. Otra cosa es que consigan “desmoralizar” a las sociedades. No sé si jagm estará de acuerdo conmigo.

  9. Si como dijo Benjamín a todos nos roza una ráfaga de aire que envolvía a los de antes, la que roza a ese “icono de la progrez patria”, como lo ha definido un casinero, nunca dejará de ser un tanto gélida. Ahora nos quiere ir de sabio pontífice creando puentes entre Benedicto y Marx, lo que faltaba: un Juan Comedio redivivo. Peor los vástagos del capullo, cuando abren la boquita sube el Dow Jones de la idiotez.

  10. Tarde acudo a la cita hoy, pero ya temprano leí y compartí la columna y el buen criterio del anfitrión. Lleva razón y la llevan los casineros que nhan apuntado a que este mundo, tal como está, no admite ya el consejo papal más que a título de curiosidad. La Iglesia no tiene hoy capacidad para “plantarse” ante el Sistema. La ha perdido por su inveterada tendencia a la ambigüedad sociopolítica. No se puede servir a Dios y al Mundo, de acuerdo. Pero eso quiere decir, seguramente, que tampoco se puede interferir en él.

  11. Una opinión interesante frente a los que “pasan” y a los que se aferran al documento. Muy buenas intenciones, en definitiva, inobjetables, si se quiere, pero falta final de compromiso. Lo de siempre. La secularización es irreversible. La Religión tiene su papel y la Moral que implica ha de renunciar al control de la vida pública. Entendería que se dé ejemplo, no que se intente imponer un criterio que no deja de ser parcial por muy buena intención que traiga.

  12. Sin duda alguna una vez más queda de manifiesta la patente incultura del lider de la revuelta de Paracuellos del Jarama.

  13. Religión y Política, creo que la llamada religión Católica y el gobierno siempre han estado juntos desde sus inicios. Me llamó la atención de lo que dijo de que ésa es la religión oficial, me pregunto yó ¿para quién es oficial?, si ni siquiera tienen la autoridad verdadera para predicar la palabra de Dios. De donde son ustedes?, o es que acaso no vieron el último caso del “padre” Alberto agarrándole las nalgas a una mujer en bikini obviamente en la playa y parece ser que éste yá se casó con dicha mujer, lo sabemos gracias a un paparazzi y a la televisión. Y ahora les pregunto: ¿No creen que ésta “iglesia” siempre a estado viviendo en el error?, como está eso del celibato, hasta ellos mismos saben que viven en el error pero no lo aceptan porque se les viene abajo el gran negocio de sus limosnas, eso es todo el rollo. Por si no sabían existe una Escritura en la Biblia que dice que: La pareja idónea para el hombre es la mujer y visceversa. Pobres hombres que se hacen llamar “sacerdotes”. Si no tuvieran esa “ley” absurda que le llaman celibato, no hubiera tantos “curas, sacerdotes” ó como quieran llamarse que son gays, enamorados y violadores. A quien quieren engañar éstos farsantes desde el “papa” hasta el último de sus “subditos”. Despierten sus conciencias por favor. Saludos desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.