Quitan a Marín Rite para que entre Cejudo y le llaman a eso “relevo generacional” los mismos que llevan, a su vez, treinta años viviendo de la política. Algo que, seguramente, no hubiera ocurrido con Chávez pero que ocurre con Griñán a causa de su debilidad en el partido y su fatal dependencia de los caciquillos provinciales en que se apoya. Ponen el Puerto en manos de un boticario comarcal que presidió entre tensiones la Dipu y que deja en práctica bancarrota el Ayuntamiento de Valverde. Aquí no hay otro mérito que la pertenencia al clan y Cejudo ha sabido cambiar de clan cuantas veces ha sido preciso. Así es la política. Pero una institución tan importante como el Puerto merecía mejor trato.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.