Están que trinan los funcionarios por el “recortazo de Griñán”. Dicen que habría otros muchos capítulos donde recortar, que así como a ellos se les ha suprimido el millón de pesetas del jubilata, las “cesantías” de altos cargos se mantienen, como se mantiene el pago de domicilio a esos altos cargos cuando son de fuera o la costumbre de que esos mismos privilegiados utilicen el coche oficial para ir y venir a su pueblo, el algunos casos, diariamente. Y dicen que los “enchufados” de las empresas públicas –los de la FAFFE sobre todo– cobran más que los funcionarios por oposición. Griñán y Valderas  saben bien donde apretar el zapato aparte de echarle la culpa a Madrid. Ya veremos hasta cuándo les funciona el biciclo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.