Curioso cálculo judicial el que ha determinado la fianza del presunto cerebro del “caso Malaya”, Juan Antonio Roca, un millón de euros que se antoja una propina a poco que se tenga en cuenta el fortunón que se ha ido aireando como desaparecido de las arcas públicas. En todo caso, cabe presumir que ni un solo duro defraudado va a volver a Marbella, y más si se les ofrece a esos expertos defraudadores la ocasión de andar enredando libres quién sabe si haciendo mangas de capirotes con las posibles pruebas que pudiera haber por ahí. ¿Qué puede importarle un millón de euros a un tipo que tenía un Miró en el cuarto de baño? Verdaderamente, si todo este terremoto de Marbella acaba sin recuperar lo afanado, constituirá uno de los mayores estímulos jamás proporcionados a la corrupción.

1 Comentario

  1. 18:31
    Parece que la familia del encausado anda reuniendo el millón de euros que pide el Sr. Juez.

    Yo me pregunto ¿Cómo podría mi familia o la de cualquiera de Vds. reunir un millón? ¿Y si la familia pensara que no lo iba a poder recuperar nunca?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.