No hay noticias de interés en el mundillo político durante el ferragosto, como si la provincia tuviera ya rematados todos los deberes y no quedaran más que cuatro virguerías con que entretenerse. La Junta, la consejería de Agricultura y Pesca, reclama a los turistas que se abstenga de rebuscar coquinas, en Isla se tiran de los pelos (es un decir) los barandas del PP mientras se disputan a dentelladas la única “diputación” conseguida en las elecciones, en la capital, la candidata fracasada reclama terrenos y más terrenos ya cedidos mientras sus adláteres se quejan de que el alcalde no los deja jugar a las bodas… Por lo demás, parece que nada inquieta en la vida pública y desde el Polo se envía a los impacientes el mensaje de que es mejor avanzar despacito y con buena letra que correr riesgos mayores. Nada con sifón, prácticamente. Tal vez las vacaciones políticas deberían durar todo el año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.