En París, un partido de fútbol entre la selección francesa y la tunecina ha acabado como el rosario de la aurora al repetirse los incidentes contra el himno nacional que ya una vez hicieron a Chirac y su séquito abandonar el palco. Francia es un país poco paciente y con arrestos jacobinos como para no tolerar manifestaciones semejantes, lo que ha provocado de inmediato que el “premier” Sarkozy haya ordenado la suspensión automática de los encuentros en cuyos premilitares pudieran repetirse hechos de esa naturaleza. No han tardado en salir a la palestra sesudos comentaristas, sobre todo por el lado de la izquierda, para alegar que esa manifestación no era sino la espita de la “banlieue”, el aliviadero que las minorías étnicas y culturales no integradas en la sociedad francesa habrían encontrado para dar salida al hervidero de sus pasiones refrenadas. Algo así como la versión futbolera y no incendiaria de la rebelión no tan lejana que hizo que Sarko amagara con sacar el ejército a la calle para responder a la demanda de seguridad palpable den todos los estamentos de la sociedad del país. Ocurre, en definitiva, que esos guerreros no están ‘integrados’, como decimos, en parte por el innegable prurito postcolonial y elitista de los franceses, pero también como consecuencia de la estrategia de la multiculturalidad propuesta desde posiciones progresistas que consideran más adecuado mantener la identidad insular de los inmigrantes en medio del país de acogida en lugar de procurar un  acercamiento en usos y costumbres que, francamente, en muchos casos, estaría plenamente justificado por la simple ventaja civilizatoria. Hace poco, por lo demás, hubo en Francia un conato de debate –breve pero sumamente sugestivo—en el que muchos talentos cuestionaron la proverbial condena del colonialismo galo en tierras argelinas precisamente, debate que se zanjó en cuanto se vieron aflorar malas y no buenas, lo mismo que ocurrió cuando se planteó revisar el pasado colaboracionista. Francia entiende poco de complejos y se defiende sin pensárselo dos veces. “Fraternité” no quiere decir que haya que bajarse los pantalones.

                                                                     xxxxx

Como las migraciones masivas van a ser una constante del siglo habrá que hacerse a la idea de que conviene preparar condiciones atractivas que favorezcan la integración o aceptación voluntaria de las costumbres nativas, lo que en absoluto supone renunciar a las raíces más profundas. Mientras haya un contingente colosal de población viviendo e barrios marginales, auténticamente fuera de la ley, o minorías que pretenden regirse por su normativa importada incluso en contradicción con las leyes vigentes, mientras se estimule la autosegregación que supone el velo en las escuelas o la autoridad del imán en cuestiones civiles, no será posible una convivencia razonable y justa. Los partidarios de la multiculturalidad sueñan con un puzzle de imposible encaje, mientras que la generosa aspiración a la integración ofrece la oportunidad de rehacer en casa ajena la nueva vida en busca de la cual se vino desde tan lejos. Ni siquiera hablo de que no haya correspondencia con los países de origen, donde la rigidez de la ley y el imperio de la costumbre ni se discuten siquiera. Para qué. Lo que está claro es que no es soportable una situación social en la que unas minorías exigen la espita ocasional de reventar el himno de la nación como muestra de rechazo a la cultura que los acoge. No habría que explicarle a esos reventadores, por lo demás, el valor que los símbolos tienen en todas partes y no sólo en sus predios. Antier encerraron en la cárcel a una pareja en uno de esos países fundamentalistas sorprendida en la playa haciendo el amor. No quiero ni pensar en lo que les ocurriría si, el día que los suelten, esos dos amantes tienen la ocurrencia de tratar de reventar el himno en un estadio de ese duro país.

6 Comentarios

  1. Hoy, dia de san Lucas, me pregunto y os pregunto cuando empieza el curso de verdad. ¿O es que han cerrado el casino? Sería una pena porque, contribuyendo o no con “comments”, darse una vuelta por él, tras leer la columna, era algo delicioso.

  2. Tiene razón el Pater (aunque ya puesto podía haber dejado algo en el platillo), que los únicos que se salvan últimamente, exceptuando a Dª Epi lógicamente, son Dª Marta y D. Griyo.
    A mi, D. JA, esto de la multiculturalidad me suena a rechifla progre que quiere que le diga, invento de la sociedad neoliberal de consumidores a rebufo de la moda postmoderna. Lo multi-culti como nuevo motor del capitalismo global para que nos entendamos. Y la pretensión de lo intercultural ni digamos. No veo lumbreras en el panorama político que sepan pilotar el Estado-Nación por los mares turbulentos de la globalización sin provocar vomiteras a mansalva (con perdón para los que estén cenando).
    Saludos a tutti.

  3. Señor cura, lleva usted toda la razón.

    También la tienen don José Antonio y don Caleuche , aunque a menudo pienso que tambien los Franchutes nos estamos bajando los pantalones un muy mucho. No sé ni porqué se discuten ciertas cosas. Se respeta el himno del pais que te acoje, punto y se acabó.
    Venga, un beso a todos.

  4. San Lucas, santo Patrón del galenamen. Incluso de los que remueven los trebejos en las enfermerías de las plazatoros. La vida te da sorpresas, que cantaba Rubénpedro Bladesnavaja. Certo e ben trovatto, padre Cura. Creo que le debo una vieja disculpa. Aquí están mis cinco.

    Lo de la multi culti, aliancillas y demás son pamplinas de los que no tienen a un moro jediondo -llámenme racista, plís- con tres mujeres y ocho hijos viviendo en el mismo portal de una y matando el borrego en el patio tendedero. Que qué bien se ven los toros desde el balconcillo, volviendo al símil taurino. Que los hay que enseñan a escupir a la maestra, que para eso es hembra y sé lo que me digo.

    Aquí no es que vayamos de buen rollito, sino que mucho sacar pecho sentado anta las barras y las estrellas y se jiñan por la pata abajo cuando Desatinos viene contando por lo bajini una bravata de algún amiguete de la otra orilla del Marenóstrum. Por su parte, Juanito Mataosos sigue teniendo sobrinos de descriptible talante democrático y se come el boquino con quien usté y yo sabemos, de la parte de la península de la goma de pegar con lengüetilla de caucho.

    ¿Somos tontos o qué? Sarko se pondrá alzas y escarbará de vez en cuando si Carla le cuenta viejas batallitas, pero tiene las ingles mejor amuebladas que casi todos los celtíberos juntos, incluyendo al impresentable rey cispirenaico. Que por cierto anda probando medicinas que ni se imaginaba.

    Coño, voy a darle al enviar que ya mismo es domingo. Qué horitas.

  5. San Lucas, santo Patrón del galenamen. Incluso de los que remueven los trebejos en las enfermerías de las plazatoros. La vida te da sorpresas, que cantaba Rubénpedro Bladesnavaja. Certo e ben trovatto, padre Cura. Creo que le debo una vieja disculpa. Aquí están mis cinco.

    Lo de la multi culti, aliancillas y demás son pamplinas de los que no tienen a un moro jediondo -llámenme racista, plís- con tres mujeres y ocho hijos viviendo en el mismo portal de una y matando el borrego en el patio tendedero. Que qué bien se ven los toros desde el balconcillo, volviendo al símil taurino. Que los hay que enseñan a escupir a la maestra, que para eso es hembra y sé lo que me digo.

    Aquí no es que vayamos de buen rollito, sino que mucho sacar pecho sentado anta las barras y las estrellas y se jiñan por la pata abajo cuando Desatinos viene contando por lo bajini una bravata de algún amiguete de la otra orilla del Marenóstrum. Por su parte, Juanito Mataosos sigue teniendo sobrinos de descriptible talante democrático y se come el boquino con quien usté y yo sabemos, de la parte de la península de la goma de pegar con lengüetilla de caucho.

    ¿Somos tontos o qué? Sarko se pondrá alzas y escarbará de vez en cuando si Carla le cuenta viejas batallitas, pero tiene las ingles mejor amuebladas que casi todos los celtíberos juntos, incluyendo al impresentable rey cispirenaico. Que por cierto anda probando medicinas que ni se imaginaba.

    Coño, voy a darle al enviar que ya mismo es domingo. Qué horitas.

    Ea, pues se me pasó el arroz.

Responder a cura de pueblo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.