El dimitido presidente del Consejo Audiovisual Andaluz, Vázquez Medel, ha explicado en un curso e la UNIA que el órgano que encabezó y rigió sin rechistar durante su mandato “debe actuar al margen de las presiones políticas y mediáticas” y no ser “una institución para políticos profesionales” a los que se designa consejeros “como premio a los servicios prestados” a quienes “para medrar termina callándose muchas cosas”. Será difícil ponerle peros a esa teoría tan lejana, desde luego, de la práctica mientras él mismo dirigía el montaje como si ignorara que su propia naturaleza partidista no permite otra regla que las impuestas por la mayoría parlamentaria de que emana el órgano. Está bien siempre que quienes han ocupado cargos políticos hablen alto y claro: Estaría mejor que lo hicieran desde la credibilidad que tiene la crítica lanzada desde el despacho oficial y no después de perderlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.