Hace bien Chaves renunciando a recurrir al TC el pleito contra los periodistas de El Mundo que, entre otras cosas, sabe que le resultaría casi imposible ganar. Y hace el ridículo tratando de retorcer las razones de la sentencia que desestima sus pretensiones y absuelve a los querellados, hasta hacerla decir lo que no dice. Lo que ha quedado claro es que aún queda un resquicio por el que el derecho a la información y nuestra libertad de informar puede tomar oxígeno, lo cual no era nada predecible en esta región dominada en todos sus niveles por la trama del “régimen”. Que se calle ahora, pues. Ha perdido y eso es todo. Demasiadas veces le habían salido las cosas mejor de la cuenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.