Razas superiores

Tras la imbecilidad de Odón Elorza –tan rotundamente replicado por el ex–presidente Borbolla–, otro ya virtual ex-alcalde, el de Blanes, recurre a la tópica de la superioridad regional al decir que Cataluña vendría a ser Dinamarca y el resto de España, el Magreb. Asombra la persistencia de esa conciencia diferencial sin más base que la que le presta su peculiar paranoia localista, lo que demuestra que el aranismo no fue una ocurrencia excepcional de don Sabino, sino la regla de oro de todos los aldeanismos. Hay más memos que chinos, no cabe duda, pero pocos habrá tan ridículos como estos “diferenciadores” supremacistas que pretenden convertir su narcisismo, así, por las bravas, en teoría social. Y asombra también que algunos sigan recibiendo agua, sal y asiento a la lumbre en esta pródiga democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.