Estupenda, por aguda, la tesis de la delegada de Turismo de la Junta, Rosario Ballester, que postula el beneficio que para nuestra provincia va a suponer la “crisis” (¿qué “crisis”, habría que preguntarle, puesto que se había quedado en que existía tal?), dado que los turistas tenderán a fragmentar sus vacaciones y elegir destinos más cercanos, lo que, según ella, constituye una oportunidad. En fin, quien no se consuela es porque no quiere, y más vale conservar el optimismo que rasgarse las vestiduras, pero también es cierto que toparse con excesos teóricos como ése en personas que tampoco es que sean grandes expertas en el ramo, produce cierta inquietud. Estamos viviendo una crisis y las crisis son malas, salvo para ciertos especuladores. Viviríamos mucho más tranquilos viendo a nuestros responsables instalados en la realidad en lugar de levitar en el deseo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.