Ni siquiera en boca del desprestigiado PSOE de Huelva resulta tolerable el intento de inquietar a los mineros prejubilados presentando el estafón de las prejubilaciones fraudulentas financiadas por la Junta como una maniobra del PP contra ellos. Sobre todo porque implica tratar como bobos a esos trabajadores a los que se engaña a pesar de las pruebas aplastantes de haber saqueado el fondo de protección social para atender objetivos propios, que pesan sobre la Junta y su partido. La demagogia no se para en barras ni siquiera ante supuestos tan fácilmente desmontables. Esas siete fotocopias de las denuncias de la Intervención publicadas aquí ayer muestran hasta qué punto los demagogos  tienen perdida la batalla de antemano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.