Siempre la vieja pregunta de los conspiradores románticos. En esta ocasión provocada por la insolvencia de un Gobierno en tenguerengue que no calculó el coste prohibitivo de su brindis al sol pacifista. Nadie confía en ese Gobierno, ni en su ministra, ni en la Junta, ni en los Ayuntamientos, quizá porque en Cádiz se sabe ya más de la cuenta sobre cuentos y mandangas electoralistas. ¡Un ruidoso plante obrero frente a un Gobierno sociata, una Junta del mismo palo y unos Ayuntamientos radicales donde los haya, que se tientan la ropa a la hora de defender el derecho de los trabajadores, por no hablar del calculado silencio de los sindicatos “de clase”! ¿Alguien entiende lo que pasa en Cai? Quizá no, pero tranquilos, porque allí se dice que “el que la lleva, la entiende”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.