Fue don Enrique Tierno quien dijo que los programas (excuso decir las promesas) electorales están ahí para no cumplirlas. La consejera de Justicia sigue esa doctrina al pie de la letra y, de paso, se implica hasta las trancas, con perdón, en la estrategia de acoso, derribo y tierra quemada decretada por su partido contra el alcalde da la capital. No habrá ‘Ciudad de la Justicia’ en Huelva como en otras capitales, a pesar de estar prometida y comprometida, ni siquiera habrá remiendo a base de enfoscar la vieja delega de Educación, que está enfrente; simplemente, no habrá. Y por descontado, dice la consejera que la culpa es de Pedro Rodríguez que cicateramente niega terrenos para consrtruirla, gran falacia porque en el Ayuntamiento no hay ni rastro de solicitud por su parte en este sentido. Total, que no, una vez más. A los onubenses de la capital se les niega su derecho a elegir al alcalde que prefieren a base de cerrarles el grifo de la Junta. Los ciudadanos deben tomar buena nota de estas cosas y luego hacer libremente sus cuentas y tomar sus decisiones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.