El espectáculo que se está representando en Córdoba en torno a un empresario, el famoso “Sandokán”, al que IU señala como “auténtico alcalde” de la ciudad ha culminado, por el momento, con la rueda de prensa ofrecida por el señalado para despejar dudas sobre sus relaciones con el submundo marbellí y asegurar que él no ha puesto en la ciudad intervenida “ni un puto ladrillo”. La alcaldesa debiendo soportar las graves acusaciones del socio de gobierno municipal o del diputado “verde”/PSOE, el PSOE viéndose acusado, a su vez, por IU de irregularidades y connivencias, el potentado tejiendo una resistente trama de abogados de clara significación política y bramando su inevitable teoría de la conspiración; constituyen un mosaico impresentable que alguien –más bien unos cuantos—deberían deshacer en defensa de la confianza residual en la política que pueda quedar por ahí. Chaves tiene en los “putos ladrillos” (los dos Doñana, Sanlúcar, Almonte, Carboneras…) un problema al parecer insuperable, pero no es él solo, ciertamente, quien cojea de ese pie.

9 Comentarios

  1. Rosa Aguilar traga porque tiene un pie dentro del psoe y el otro también. Sandokán hace lo que quiere porque para eso tiene lo que tiene, que no le ha caído dle cielo, el PSOE habla mucho pero tiene más que callar que sandokán… ¿Qué quiere usted que ocurra en Córdoba, que se levante en armas el pueblo que ignora lo que guisan y se comen entre ellos? Es verdad, Chaves no es el único, pero dígame usted si es más sospehoso Zaplana que los sobrinos o el cuñadod e González, a todos los cuales Chaves era miuy próximo, vamos que era de la panda. ¿O no es verdad, sro Belmonte?

  2. Sí maestro, “putos ladrillos”. Aquí se gana dinero sólo con los putos ladrillos. Lo demás es “achicoria”. ¿Hay algún empresario, o gente con dinero, que quiera invertir en “nuevas tecnologías”?. Claro que siempre dicen que Abengoa, pero ¿de verdad es un buen ejemplo?. ¿Porqué a ninguno de los del “puto ladrillo” se les ocurre invertir en empresas de Innovación, y siempre están comprando como los antiguos toreros, fincas?. ¿Sabe maestro que la tierra en la campiña sevillana sigue subiendo más que el IPC?. Y eso que su rentabilidad es cero o negativa. Pero con los “putos ladrillos” se gana tanto dinero…

  3. Pero, mi don Isaías, qué cosas dice usted, ¿para qué iban a inevrtir los ladrilleros (y los especuladores, que son los que de verdad ganan, a lo peor sin poner ni un ladrillo) e nuevas tecologías, cuando a ellos les sobra con la carne humana, el andamio, el palustre y si acaso la hormigonera? No sea ingenuo, Herr Berlin, en este país o invierte el Estado o nos quedamos en el Neolítico, y ni siquiera parece verosímil que el Estado llegue a invertir algún día seriamente.

  4. Perdón, de quién humildemente copio el nombre, era un lituano que se educó en el Reino Unido.
    Pero acepto el desafio y propongo para devolver la esperanza la lectura del blog http://nomada.blogs.com/jfreire/, en el post: “La autocrítica progresista se extiende por Europa, pero los políticos no se dan por enterados”. Permítame cortar y copiar una sola frase tomada del blog del senador Fernando Flores (chileno), copiada en el mencionado blog de jfreire, que me ha impresionado. Perdón por su extensión.

    El verdadero emprendedor está más cerca de lo que se supone del político de izquierdas que busca cambiar la realidad para mejorar la situación de los seres humanos, o de los creadores culturales que llaman la atención sobre las desigualdades o la opresión. Como ninguno de ellos trabaja en contra sino a favor del cambio histórico, se convierten en sus agentes aceleradores. Es difícil no admirar sus esfuerzos cuando advertimos su capacidad para crear nuevas pautas culturales, nuevos modos de ver o hacer las cosas.

    Las oportunidades de empujar el cambio en el mundo crecen. Con la globalización y la eliminación de todo tipo de barreras para el desarrollo de los mercados, con la disminución de costes de la comunicación electrónica, la posibilidad de iniciar empresas pequeñas de alcance global se acerca a nuestras manos. Internet es el precursor del cambio, pero no es el cambio en sí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.