Con toda la razón pero con guante de seda ha rechazado el portavoz del PSOE en el Parlamento andaluz, Manuel Gracia, la osadía del “tripartito” catalán al proyectar la segregación pura y dura de los niños inmigrantes en centros situados “fuera de la red escolar”. Gracia compara al niño inmigrante con el niño deficiente para reforzar su exigencia de integración socializadora e invoca las ventajas de un sistema, como el andaluz, que dispone de mecanismos de normalización frente a ese sistema catalán al que, lejos de cualquier dureza entre las muchas que merece, califica de “preocupante y poco valiente”, obsérvese el tono eufemístico. Pero la realidad es que se trata de puro racismo y la pregunta es si algún día esa segregación no acabará incluyendo a los inmigrantes andaluces que allí se han dejado media vida.

1 Comentario

  1. Una realidad. En Santa Eulalia, barrio de Hospitalet con gran concentración de personas llegadas de otras latitudes, si no se repartieran los niños en consonacia con el número de plazas y origen de los puestos escolares a cubrir, se originarían auténticos «guetos» étnicos.

    ¿Qué se prefiere? Integración ó aislamiento social.

    ¡Vamos…. ya está bién!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.