La ley que el PSOE ha aprobado en solitario para tratar de controlar el disparate de la “botellona” –eso que no pocas autoridades consideran “unha cultura” específica y, como tal, digna de respeto—no arreglará, verosímilmente, gran cosa. Como exponente, ahí tienen al director general que se ocupa de la droga en la Junta sosteniendo que la botellona nada tiene que ver con el consumo de alcohol, comentario desconcertante que permite sospechar que la ley la han hecho puretas que ni se molestaron en darse una vuelta por la ‘movida’ a no ser que lo que es mensaje encierre sea la sugerencia que lo que se consume en esas incívicas y peligrosas concentraciones son otras sustancias, cosa también obvia. Cuantas iniciativas oficiales se han hecho hasta ahora para enfrentarse a ese problema grave que denuncian médicos y sociólogos no han sido más que paripés, y es posible que pronto podamos incluir en el lote a la propia ley nace ahora. Es decir, que si algo está claro es que los ‘puretas’, por encima del sentido común y de los alarmantes avisos de los especialistas, no tienen ni idea ni ganas de enfrentarse a la ‘basca’. La “botellona” enjuga otros problemas que estas minervas no tienen ni idea de cómo abordar. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.