Después de tanto impropio ir y venir, tanto sociatas como voxeros han permitido al “Gobierno del cambio” seguir adelante con su importante ley del Suelo. Para los primeros ha debido pesar, muy cuerdamente, la voz de su amplio dominio municipal; para los segundos, al margen de cualquier otra consideración, la evidencia de que retirar su apoyo al actual socio supondría dejar la iniciativa en manos del conglomerado podemita. Un buen comienzo, en fin de cuentas, que rompe con el obstruccionismo sistemático del PSOE, vigente durante casi medio siglo, y no dejará de contribuir, de paso, a una mejora de la imagen radicalizada de Vox. Lo que resulta innegable, en todo caso, es el visible reforzamiento del liderato de Juanma Moreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.