Tres años y medios han pasado desde que Chaves se plantó en Huelva para amenizar la campaña electoral de Parralo con el anuncio de los tres puentes que constituirían la Conexión Sur Metropolitana, ese asombro de Damasco que ha resultado ser un puro camelo. Ayer vino Chaves a Huelva –con toda la cara—a repartir excusas y sofismas, no muy diferentes a los que emplea para justificar que, tres legislaturas después, aún no se haya acometido siquiera su plan de dotar de habitaciones individuales a nuestros hospitales. Prometen lo que se quiera, seguros de que nadie podrá pedirles cuentas. Los políticos son los únicos apoderados que no tienen responsabilidad en la práctica frente a sus mandantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.