No es bueno improvisar soluciones, sobre todo cuando conciernen a grandes problemas. Desembarcar en plena campaña electoral en una ciudad, como hizo Chaves en Huelva, sacándose tres puentes de la chistera, por ejemplo, es tan poco serio como están demostrado los hechos. Los ecologistas han decidido ahora dirigirse a Bruselaspara pedir que se nieguen a aquel proyecto electoralista los imprescindibles fondos comunitarios, dado que no respeta las reglas el juego ni se halla incluido en ninguno de los planes de ordenación territorial vigentes, lo cual dice mucho sobre el modo de actuar de la Junta pero, sobre todo, desorientará a muchos ciudadanos que no tienen por qué entender estas escaramuzas políticas. En el proyecto de unir Huelva con Punta, como en el de comunicarla con Cádiz, la Junta lleva vertida demasiada basura partidista. No me digan que no es una pena que Huelva tenga que perder para que “ganen” cuatro porfiosos ocasionales.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.