Hay hechos que cuesta entender en una Administración, especialmente cuando ésta se autopostula de izquierdas. Un ejemplo. Me entero de que el ayuntamiento de Sevilla, que ya había cedido por 75 años “La casulla de san Ildefonso” a una institución artística privada, anda ahora en trámites para cederle también un lote de cuadros del XVII, propiedad del municipio, incluidos dos Zurbarán, una  conocida “Vista de Sevilla” anónima, alguna obra de Martínez Montañés y otras joyas del Barroco que, en adelante, sólo podrán verse por sus dueños, los vecinos, previo pago de la correspondiente entrada, aparte de que el consistorio se compromete a arrimar a dicha institución 500.000 euros anuales durante otros 75 años. No sé si ustedes, pero yo no lo entiendo. Esa pulsión por lo privado es el enigma mayor del  ‘sociatismo’ del siglo XXI.

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.