Mal año el que ahora se acaba. Al “régimen” constitucional se le ha gripado el motor y al autonómico –al nuestro– lo han sentado en el banquillo; no va mal del todo España, pero Andalucía sigue tal como estaba: impávida y en la cola del tren nacional, con el PIB bajo y el paro alto, las corrupciones, endémicas, y los antisistema reconvirtiendo nuestra vida pública en el circo de tres pistas de la “media memoria histórica”, el pasacalle del pacifismo heráldico –¡hasta quieren quitarle la espada a san Fernando!— y la murga de una paridad aritmética que no puede con la vesania machista. Y nos aguarda otro de aúpa, aquí con el “juicio del siglo” y allá proponiendo la investidura virtual de un candidato fugado de la Justicia. Menos mal que la esperanza es lo último que se pierde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.