“Solidez y trayectoria política”, dice el autodidacta Jiménez que son los requisitos requeridos para aspirar a la inconquistable alcaldía de la capital, los mismos que concurrirían en la nueva candidata la “pericazo”, Cinta Castillo, que, en fin de cuentas, es más de lo mismo: mucho partido y pocas nueces. ¿Otra oveja al matadero tras las sufridas huellas de Pepe Juan y la señora Parralo? Eso ya se verá, pero la verdad es que –a la fuerza ahorcan—Castillo llega a esa candidatura con bien poca sustancia política y tras un evidente fracaso en la consejería en la que no duró ni un año. Pedro Rodríguez tiene la suerte de los ganadores, por lo que se ve. O al menos, parece que, una vez más, van a ponérselo a huevo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.