Dijeron que el cierre de Delphi podría resultar, en fin de cuentas, una especie de bendición  para la Bahía de Cádiz como consecuencia de las enérgicas actuaciones inversoras y político-administrativas que se iban a producir. Una lotería, vamos, que al año justo del caso no ha dado ni el reintegro, de manera que ni una sola empresa ha solicitado los servicios de aquellos trabajadores despedidos. Y no pasa nada. La Junta sigue con el cuento, los sindicatos, pendientes de la talega de la “concertación”, el gobiernillo, de vacaciones y Chaves, si te vi no me acuerdo. A los de Delphi, como antes a tantos otros, les han tomado el pelo entre todos, pero fíjense en que todos los políticos intervinientes en esa crisis crucial para la Bahía siguen en sus puestos, incluidos los falsos profetas.

2 Comentarios

  1. Estoy de acuerdo. Los sindicatos habrán , en esa crisis, cobrado su papel correspondiente.
    No se extrañe, admirado peridodista, que otras autonomías sean en su dia insoladarias, incluidas las del mismo grupo, con el despilfarro y la poca seriedad por estos pagos

  2. Al menos en otros tiempos, Carlos Cano cantó -y se la comieron con papas- la ‘Murga de los currelantes’. Aquello de ‘…guardias, no tiren pelotas, que pa pelotas, Puerto Real’.

    Hoy los sindicatos tragan, los despedidos tragan y los murguistas de los carnavales gaditanos, con la boca llena por el pezón de la ubre ubérrima del Canalsú, tragan. Vaya, si tragan.

    Y pensar que una servidora alguna vez se sintió orgullosa de proclamarse andaluza. Ahora solo lo hago en tierras de hablar muy diferente, hablando todo lo diferente que puedo -ar modo andalú- pero como autoafirmación y con una puntita de desafío. Suelo repetir mucho lo de ‘creo que lo/la he comprendido bien, pero si es tan amable, me lo repita en español’. Y también tragan. Como que casi siempre es gente a la que le doy a ganar unos eurillos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.