La Junta de Andalucía no tiene dinero para dotar con suficiencia al sistema educativo. Menos aún para poner a punto el sistema público de salud, puesto que la consigna prioritaria del SAS es ahorrar a toda costa. Luchar contra la pobreza comprobada es un sueño, tal como están las cosas y mejorar la situación de los ancianos, una broma. Sin embargo hay dinero, no sólo para gastos suntuarios, sino para gestos electoralistas como ése de atizarla a cada joven que cumpla la mayoría de edad, es decir, a los nuevos votantes, vales de 60 euros para que la basca se solace en el cine, en el teatro o comprando discos. Pocos gestos tan descarados como éste y pocos tan fútiles como el que acaba de perpetrar Cultura con la intención de captar a esos 100.000 nuevos votantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.