Tras un año de gobierno y no poca escandalera, la Junta del prometido “cambio” soporta el ataque cerril del “régimen” caído –¡escuchar a su portavoz es realmente psicodélico!— mientras exhibe trampas descubiertas o apreciables mejoras, y esconde como puede retrasos e incumplimientos. Gobernar no es cosa fácil, y menos hacerlo en un paisaje después de la batalla, pero los nuevos gestores deben comprender que si marcar un paso prudente resulta razonable, reducirlo hasta el incumplimiento puede ser electoralmente suicida. ¡Demasiadas promesas en el aire! Juanma y cía. estarán comprendiendo ahora que “no es pintar como querer”. Menos mal –para ellos— que el “régimen” se destruye solo. De otro modo, las cuentas no les saldrían tan claras como parece que le salen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.