Tras el cautiverio, parece que las prisas se vuelven excesivas. Veremos, para empezar, cómo va la cosa este puente del Corpus y el “derbi” sevillano, pero ni el “Gobierno del cambio” ni el marroquí ni la OMS ven tan clara esta entusiasta “desescalada”. ¿Qué ya no hay peligro? Bueno, lo mismo se dijo hasta el 9-M y a la vista está la que luego se nos vino encima. Casi tan difícil como imponer el secuestro ciudadano va a resultar ahora levantarlo frente a una impaciencia que, tras la larga encerrona, resulta tan comprensible como arriesgada. Para culminar la tragedia no nos faltaría más que una segunda equivocación capaz de arruinar a un tiempo vidas y haciendas. Sin “cogobernanza” o con ella, la Junta tendría que compensar los reiterados errores del Gobierno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.