Mientras hay autonomías que discretamente aplazan el estreno de esa piedra de escándalo que es la nueva asignatura “Educación para la Ciudadanía”, la nuestra ha decidido encabezar la movida e imponerla sin contemplaciones en el nuevo curso, a pesar de que todavía, al menos en la letra del BOJA, ni se sabe de qué va la vaina, y nunca mejor dicho. Les recomiendo el repaso que el profesor Gustavo Bueno le da al tema y a sus libros de textos en la revista ‘Catoblepas’, pero aún sin esas divertidas iluminaciones parece que lo lógico hubiera sido buscar un acercamiento con la importante masa ciudadana que se opone a la novedad o, al menos, aguardar a que los tribunales resuelvan los numerosos recursos planteados. Y menos mal que no han tirado aquí por la calle de en medio, como en Aragón, donde van a sancionar como “absentistas” (lo que rara vez se hace en este reino del absentismo) a los alumnos que no asistan a las nuevas clases. No es difícil conjeturar que una asignatura que nace bajo este signo de discordia durará poco en nuestro fracasado panorama educativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.