La segunda visita de la presidenta Díaz al Rey ha dejado más que escamados a sus rivales directos, ante la posibilidad de que su objeto fuera tratar (o, sin más, comunicarle) su intención de convocar elecciones autonómicas anticipadas. Y hay que reconocer que la cosa tendría sentido pleno dado que Díaz se ha visto elevada en un imprevisto globo que lo suyo sería aprovechar antes de que se consolide el candidato rival y, por supuesto, antes de que estalle sin remedio alguno de los “casos” de corrupción que, de hecho, la tienen cercada. La foto encantada de esa republicana junto al Rey habla por sí sola.

1 Comentario

  1. No se preocupen porque los andaluces seguirán en su mayoría con los gestores impresentables. ¿No tendrá solución lo nuestro?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.