Parece mentira que una vez más tengamos que asistir a la huelga de sanitarios de atención primaria reclamando un mínimo de diez minutos para atender debidamente al usuario. Y más aún que la consejería se haya negado a aceptar la propuesta sindical de emitir una circular interna ordenando respetar al menos los siete minutos por paciente. El empeño en hacer una política sanitaria de espaldas a la Sanidad, al margen de constituir una prueba intolerable de soberbia, resulta lamentable en la medida en que garantiza su fracaso a corto y largo plazo. Aunque en este negocio de la atención primaria lo que tal vez suele olvidarse a los protestantes es que la causa de su insolvencia puede estar en la apuesta de la Junta por una medicina propagandística más pendiente de sus logros electoralistas que del beneficio a los ciudadanos. Atención primaria, servicios de urgencias y listas de espera son tres lacras ante las cuales la Junta, aprovechando su confianza en su hegemonía, parece resignada. Que puedan convocarse huelgas como la que comentamos descalifica a cualquier sistema de salud por mucha célula madre que diga cultivar en sus laboratorios.

2 Comentarios

  1. O anunciar, como hoy mismo, que se transmitirán determinadas operaciones, como si se tratara de corridas de la Feria de Abril.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.