En el caso de la comprometida distensión entre el PP y el PSOE no tenía por qué fallar el adagio de que del dicho al hecho hay siempre un trecho. En efecto, incluso una norma como la nueva ley del Suelo –por la que suspiran en masa los alcaldes sociatas y que ya se ha abierto a sus enmiendas—encuentra ya obstáculos nada más iniciarse su trámite parlamentario, amenazando con un retraso que, sin beneficio de nadie, perjudicaría a muchos, en especial a los Ayuntamientos que tienen empantanados hace tiempo sus planes urbanísticos. ¿Habrá hablado de ojana el candidato Espadas al prometer diálogo abierto o estaremos ante simples regates tácticos, residuos de la costumbre obstruccionista? Harían bien ambas partes afrontando sin complejos  un compromiso de colaboración que, en este caso, cuenta con la anuencia inicial de tirios y troyanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.