Parece que será tras el último consejo de Gobierno, es decir, a comienzos de agosto, cuando el “Gobierno del cambio” dará decidido el paso que nunca debió ser necesario, a saber, desatascar esa vicepresidencia múltiple, verdadero camarote de los hermanos Marx, y rescatar al Medio Ambiente de su improvisada adscripción a Agricultura. El replanteamiento vendrá bien, dado que se avecina una etapa en que hará falta intensificar la gestión y, de paso, porque sería una apreciable muestra de cohesión entre los socios de la actual Junta, en busca ambos, como es lógico, de un reforzamiento de sus respectivos equipos y clientelas. A la sombra de los buenos presagios electorales aparecidos estos días, no cabe duda de que el momento resulta bastante apropiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.