Hizo bien la Pajín callando como muerta sobre el asunto impresentable del respaldo dado por el PSOE a sus trece imputados: se notan los galones. Para los cabos quedó el penoso papelito de apelar a la maldad del adversario y a sus manejos como causa de estas corrupciones. Por no hablar de las otras que quedan en la provincia procurando que el tiempo borre sus manchas y se olviden sus desmanes. Nunca habrá honradez en la vida pública mientras los dos grandes partidos –según el Fiscal General, 260 casos pendientes el PSOE por 200 del PP—no se decidan a cambiar el modelo a fondo. Ellos garantizan la impunidad que hace prosperar la corrupción. Y es de temer que la sigan garantizando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.