El los mentideros verídicos de la política andaluza se cuenta que, con motivo de su primera aparición en carne mortal en Andalucía, ZP prometió por sus mengues en un mitin para consumo interno una serie de medidas entre las que descollaba su pretensión de limitar los mandatos políticos. ¡Imaginen la broma! No diré qué factotum del sociatismo indígena, que ya aparecía en la foto e Suresnes, lo pilló aparte nada más caer el telón para hacerle ver su ingenuidad y lo impropio que resultaba que hubiera venido a oponer esa era precisamente en este virreinato vitalicio. Antier Chaves era reelegido por el Comité Federal de su partido, una vez más, como candidato a la presidencia de la Junta andaluza, demostrando que una cosa es predicar y otra dar trigo, o lo fácil que resulta en política vender la renovación de lo que sea cuando no existe la menor sanción a los incumplimientos de compromisos. Aquí no hace falta, como en otras partes, ni modificar la Constitución para virreinar de por vida. Al fin y al cabo Jauja está aquí,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.