Que no se enfade el enojadizo alcalde de Sanlúcar la Mayor (antes jefe de escoltas de Chaves) si vuelven los dimes y diretes sobre el presunto ‘pelotazo’ que habrían dao en el municipio los sobrinos del expresidente González al comprar un terrono destinado a la expropiación pero recalificado tras su compra por ellos. Mejor que enfadarse, que explique el escandaloso procedimiento de aprobar esa recalificación por procedimiento de urgencia y contra el criterio de la oposición que protesta, con razón, por esta manera desahogada de pasarse por el arco el trámite del debate en comisión informativa. Más vale una vez colorado que ciento amarillo, eso es verdad, pero más lo es todavía que este tipo de trampantojos contradicen frontalmente la cacareada cruzada anunciada por el PSOE contra la corrupción… de los rivales. Que no se enfade el alcalde, insisto, y que comprenda, en cambio, que si lo que ha hecho no es lo que parece, todo podría ser relativo en adelante. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.