Por fin parece que la Junta de Andalucía reacciona ante el espectáculo lamentable de los sueldos de sus altos cargos directos o indirectos y se propone “regularlos” atendiendo a criterios de equidad y sin perder de vista la circunstancia de la crisis, en especial los que conciernen a directivos de las empresas públicas que ella misma ha ido creando como tela de araña alrededor de su propia Administración. En una sociedad masivamente mileurista no tiene pase que la política se pague por las nubes y menos si se tiene en cuenta cual es el nivel real de los afortunados. Olvidada ya la idea de la política como “servicio público”, una cosa es queso trabajo se pague con decencia y otra en que permita a esos designados a dedo saquear el presupuesto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.