No puedo resistirme a reproducir la hilarante serie de paparruchas lanzadas por la ministra de Cultura en Sevilla: “El flamenco desarrolla la imaginación para superar las situaciones adversas”, ole, ha de constituirse como “una herramienta de supervivencia” (¡si viviera Beni de Cádiz!), que es “lo que nos distingue de otras especies animales (se nota que estamos en el centenario de Darwin). Y todo ellos con la que está cayendo, con un millón de parados en la patria chica del cante y más de cuatro en la grande, con atisbos de “recuperación”, esa nueva palabra talismán, pero sin fecha para una creación de empleo que ni está ni es esperada. Este momento pasará a la historia como la cumbre de la retórica política o, simplemente, de la idiocia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.