Se notan los nervios en el seno del Poder. No les llega la camisa al cuerpo ni las tienen todas consigo entre las noticias que traen los sondeos y la desconfianza creciente dentro de casa. Esa oficina electoral que la candidata a la alcaldía ha abierto por su cuenta y al margen del partido aunque a cargo del contribuyente, habla por sí sola, confirmando el nerviosismo con que se vive en el PSOE el desafío de unas municipales que han de celebrarse mientras por doquier caen de punta los chuzos. Quien no parece inquietarse por nada es el Alcalde, que las ve venir quizá más claras que nunca. Su oponente va por libre. Quizá huya del recuerdo de los malos tragos de Pepe Juan y de Parralo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.