La EPA del segundo trimestre de este tórrido año de gracia ha resultado espectacular: de hecho, la mayor caída del paro en medio siglo. Cayó la cota simbólica de los 4 millones en España aunque Andalucía se mantenga por encima de su millón. Por algo será. Que el trabajo ya no es “de calidad” no es nuevo, porque la desregulación del mercado laboral la inició con entusiasmo Griñán a las órdenes de González y es, por lo demás, en todo el planeta, algo así como un signo de los tiempos. El toque está en repensar el problema hasta concluir que es lo que mantiene a nuestra autonomía en el subsuelo socioeconómico. Culpar al Gobierno de la nación es tan ingenuo como ignorar el fracaso del gobiernillo regional de un  “régimen” que lleva trazas de durar, sin éxito, tanto como duró la Dictadura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.