Los ecologistas han roto, finalmente, con los “conservadores” de Doñana. Hasta el fiscal de Medio Ambiente de la Audiencia sevillana han hecho llegar un informe en el que califican de desacertados los planes hasta ahora aplicados por la consejería de de la Junta en favor de la conservación del águila imperial y del lince ibérico, anunciando incluso acciones penales que, por lo que dicen, vendrán en su momento. Ya veremos, pero, de momento, hablan de despilfarro, de inmensas cantidades de dinero público invertidas a mayor gloria de unos cuantos especialistas ávidos de engordar el “currículum”. ¿Pláticas de familia, peleas gremiales? No lo parece, al menos en principio, aunque habrá que aguardar a que se conozcan en detalle las acusaciones y, en última instancia, a que se pronuncie la Justicia si es que el agua llega al río. Lo de la pasta para linces y águilas circula hace años por ahí, en todo caos, como un mal chiste. Habrá que ver si hay algo más en ese negocio. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.