El secretario general del PSOE en Córdoba, Juan Pablo Durán, es de esos personajes que no deberían ser aceptados en la política por su fanatismo y por su brutalidad expresiva. En relación con la causa abierta a la alcaldesa de Peñarroya, Luisa Ruiz, por presuntos delitos contra la Administración, fraude y falsedad documental, Durán dijo que “estamos en un estado de excepción encubierto”, que los aparatos del Estado están “al servicio de la derecha” y, en fin, agárrense, que “la Derecha no hace prisioneros ni deja heridos. Solamente sabe matar y, si es posible, en las cunetas”. No estoy seguro, a pesar de la enormidad de la injuria, que el presidente del Parlamento no la justificara en nombre de la “libertad de expresión”.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.