No ha sido ninguna sorpresa que las diversas oposiciones hayan vuelto a tomar la calle, sobre todo para quien recuerde que lo mismo sucedió ya cuando ganó el PP, y que tanto Zapatero como Chaves –uno desde la Oposición y otro desde el Poder– encabezaron entonces sus manifestaciones contra el Gobierno legítimo. La libertad de manifestación es tan sagrada como el hecho de que la única política que hoy cabe en la Constitución vigente es la representativa y, en consecuencia, no es en la calle sino en los Parlamentos donde ha de desarrollarse la vida pública. Aparte de que contrasta este aluvión de protestas con el silencio mantenido durante dos legislaturas tanto por los sindicatos como por los ciudadanos. No van a parar y están en su derecho, pero es obvio que van por el camino equivocado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.