Comprobado que en la tómbola estatal cada dos semanas, y para allanar al camino al “desgobernante” con su apoyo alquilado, hay varias comunidades a las que alcanza la pedrea “asimétrica”, nos preguntamos cómo es posible que a Andalucía, con tantos diputados en el Congreso, no le toque nunca lo que trincan el País Vasco o Cataluña en pago del apoyo proetarra o separatista. El olvidado sueño del “poder andaluz” se ha disuelto por completo en el vitriolo partidista de una Izquierda que, encima, va por la vida con la bandera andaluza por mantilla. ¿Por qué tres gatos de Bildu, cuatro de ERC, cinco pujolistas o seis del PNV venden tan hábilmente su influencia  y se llevan el manso mientras la gatuna andaluza, tan nutrida, pinta tan poco? Eso habría que preguntárselo a maestro armero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.