Me ha llamado la atención el último informe de Save the Children sobre Andalucía, y no solamente las desoladoras estadísticas de pobreza –nada menos que el 13 por ciento de nuestros niños en situación de “pobreza severa”— sino su previsión de la cronicidad de esa pobreza. Muy expresivamente, el informe resume que ocho de cada diez niños pobres andaluces de hoy seguirán siendo pobres cuando sean adultos y, muy posiblemente, prolongarán su pobreza hacia el futuro. Y sostiene, además, que ni el Estado ni la Junta hacen lo necesario para remediar esta tragedia que exhibe la desgracia marcada a fuego por una sociedad indiferente y una dirigencia que va a lo suyo. Mal pasado y peor futuro. Nuestra inferioridad respecto a España y a Europa constituye para la Política la peor descalificación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.