Ha dicho el presidente Griñán que la Administración no puede seguir engordando porque ese coste no hay quien lo pague. Y lleva razón, sólo que no dice que únicamente uno de cada tres trabajadores de la Junta es funcionario, o sea que dos de cada tres son enchufados. Sumen los empleados de empresas públicas y los “cargos de confianza” de Ayuntamientos y Diputaciones. Un caso, el de la Diputación sevillana, donde vivaquean 102 “asesores” de toda confianza, incluyendo asesores especiales (¿), asesores a secas, secretario del Presidente, secretario particular, secretario raso y auxiliar de secretaría, una carga de 4’7 millones de euros anual. ¿El funcionario Griñán olvidó su condición y apuesta por el enchufe? Al menos lo parece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.