¡Otro baranda que se apunta al tiro al funcionario! Como ya hiciera la ex-consejera de Hacienda, Aguado, su colega de Empleo, Fernández, se escuda en que él no era “especialista” sino lego y, a pesar de ser licenciado en ellas, no entendía de leyes. Para soportar el peso de la responsabilidad ahí estaban los pobres funcionarios, ya que en las alturas –“de mi nivel para arriba”, declara— nadie conocía (sic) el contenido de esos informes que autorizaban el presunto saqueo. Él firmaba en barbecho, por lo visto, “los paquetones” (sic) que le entregaba su secretario general y no los leía “por innecesariedad” (el palabro es suyo, claro). No sé a qué esperan esos trabajadores públicos para levantar la voz ante este linchamiento, ni me explico por qué elegirán los políticos tanto lego para ocupar tan altos cargos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

limpiar formularioMostrar los comentarios de la entrada

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.